Home Notas de Prensa “En la Concejalía de Fiestas pensamos en mejorar cada día sin entrar en la gresca partidista”

“En la Concejalía de Fiestas pensamos en mejorar cada día sin entrar en la gresca partidista”

by Información
El Concejal de Fiestas ha contestado a las declaraciones fuera de tono que ha realizado el Partido Popular sobre los actos de navidad organizados por parte del “Govern del Canvi”.

Han pasado estas últimas fiestas y podemos valorar positivamente que seguimos trazando la diferencia en unas fiestas cada vez más renovadas y cada vez más participativas. Es este espíritu de reinventarnos cada día lo que hace que no nos limitemos a repetir actos ni a delegarlos costosamente en intermediarios como ya era habitual por la desidia de los anteriores gobernantes.

Buena prueba de ello son los actos que hemos programado en estos pocos meses de cambio, desde las fiestas patronales, pasando por la noche de “halloween”, la de fin de año o en un acto tan potente y emocionante como el que pudimos vivir con el globo el pasado domingo. Es también esto lo que nos lleva a esta concejalía a ser el blanco de las críticas de quien ve que está perdiendo la opinión en la calle.

Si las fiestas patronales son buenas, ellos dirán que en una canción se dijo no se qué, si ponemos un tobogán acuático, ellos dicen que ya lo habían pensado, y si llenamos un estadio de sonrisas con unos reyes entregados y unos niños ilusionados, ellos dicen que ya hicieron no se qué con un globo sin determinar bien el qué ni cómo ni cuándo. Frases que no hacen más que visualizar un complejo de resentimiento por quien no ha asumido aún su nuevo papel de oposición al que la sociedad crevillentina los ha relegado.

En este nuevo escenario, sería fácil caer en el «y tú más» a que nos tenían tan acostumbrados y si era necesario se remontaban sin ruborizarse a los años ochenta o noventa para convertir la mejor defensa en un nuevo ataque. Algo que queda bien para la tribuna propia pero que ayuda muy poco, no ya a establecer un clima constructivo, sino a ser crítico con uno mismo para mejorar lo que haces.

Cuando dijimos que veníamos a hacer una nueva manera de hacer política, hablábamos también de no correr detrás de esta tentación de autocomplacencia, y eso que motivos no nos faltan, ya que suficientes cosas se nos pasan por la mente cuando los de las cabalgatas más fugaces de la historia nos intentan dar lecciones de algo.

Para que no quede ninguna duda, el más crítico con el Concejal de Fiestas es el propio Concejal de Fiestas. En esta concejalía hemos establecido un espíritu de autoexigencia que nos hace ser así y esa filosofía también la noto entre el personal funcionario con quien trabajo. Después de cada acto listas por «whatsapp» de lo que podemos mejorar, personas implicándose presencialmente fuera del horario de oficina y concejales a pie de calle mirando en cada momento en que pueden ayudar o comprobando «in situ» las cosas que se necesitan cambiar para la próxima vez. Cosas que no se podrían hacer desde la apatía de un despacho.

Todo esto me hace entender que la clave del éxito no reside en acertar siempre, sino en ser lo suficientemente inconformistas para tratar siempre de mejorar, incluso cuando nos alaban los éxitos. Sobre la cabalgata tenemos muchas cosas anotadas, la primera de ellas agradecer a todas las personas que participaron desinteresadamente haciendo de paje o llevando plataformas, a los bailes que lo hicieron muy bien y todos los crevillentinos a los que se les dio la oportunidad de hacer algo tan sencillo como es trabajar en tu propio pueblo. Estuvieron fantásticos y a pesar de las complicaciones del directo con generadores que dejan de funcionar o con accidentes imprevistos, lo hicieron fantásticamente.

Es cierto que se necesita más tiempo para preparar una cabalgata, las limitaciones son grandes para un día en que todos los pueblos y ciudades coinciden contratando las cosas desde los primeros meses del año y más cuando, como hacemos nosotros, contratamos tres cabalgatas a la vez contando con San Felipe Neri y El Realengo. Pero lejos de ser una justificación, lo diré muy claro, Crevillent sigue sin tener la cabalgata que se merece. Y no porque lo hecho hasta ahora esté mal, ya que el nivel de los años anteriores estaba bajo mínimos, sino porque tenemos la firme determinación de poder darle más a este pueblo. Esa es la reflexión que el PP no hizo nunca, al menos en público.

Estamos seguros de que los cambios iniciados son el camino correcto, reduciendo lo que hacía que la cabalgata pareciese una «gymkana» o que los niños ahora sean protagonistas como espectadores y no como figurantes, ya que es a ellos a quien va dirigida la cabalgata. Pero hay que mejorar muchas cosas todavía y buscar la singularidad, con tiempo, que nos permita ser una cabalgata diferenciada de los pueblos que nos rodean. Vamos a dejarnos la piel y sobre todo la imaginación en conseguirlo.

Pasarán veinte años y alguno de los niños de hoy recordará la vez que vinieron los Reyes en globo, las críticas en cambio caducarán con el paso de los años, como las maneras de hacer política que ya estaban fuera de su época de consumo preferente, como tantas otras cosas que el PP nos dio caducadas y nunca nos quiso explicar.


“En la Regidoria de Festes pensem en millorar cada dia sense entrar a la gresca partidista”

El Regidor de Festes ha contestat les declaracions fora de to que ha realitzat el Partit Popular sobre els actes de Nadal organitzats per part del Govern del Canvi.

Han passat estes últimes festes i podem valorar positivament que seguim traçant la diferència en unes festes cada vegada més renovades i cada vegada més participatives. És este esperit de reinventar-nos cada dia el que fa que no ens limitem a repetir actes ni a delegar-los costosament en intermediaris com ja era habitual per la desídia dels anteriors governants.

Bona prova d’això són els actes que hem programat en estos pocs mesos de canvi, des de les festes patronals, passant per la nit de tot sants, la de cap d’any o en un acte tan potent i emocionant com el que vam viure amb el globus el passat diumenge. És també això el que ens porta a esta regidoria a ser el blanc de les crítiques de qui veu que està perdent l’opinió en el carrer.

Si les festes patronals són bones, ells diran que en una cançó es va dir no se què, si posem un tobogan aquàtic, ells diuen que ja ho havien pensat, i si omplim un estadi de somriures amb uns reis entregats i uns xiquets il•lusionats, ells diuen que ja van fer no se què amb un globus sense determinar bé el què ni com ni quan. Frases que no fan més que visualitzar un complex de ressentiment per qui no ha assumit encara el seu nou paper d’oposició al que la societat crevillentina els ha relegat.

En este nou escenari, seria fàcil caure en el “i tu més” a que ens tenien tan acostumats i si calia es remuntaven sense ruboritzar-se als anys huitanta o noranta per a convertir la millor defensa en un nou atac. Cosa que queda bé per a la tribuna pròpia però que ajuda molt poc, no ja a establir un clima constructiu, sinó a ser crític amb un mateixa per a millorar allò que fas.

Quan vam dir que veníem a fer una nova manera de fer política, parlàvem també de no córrer darrere d’esta temptació d’autocomplaença, i això que motius no ens falten, ja que prou coses se’ns passen per la ment quan els de les cavalcades més fugaces de la història ens intenten alliçonar d’alguna cosa.

Perquè no quede cap dubte, el més crític amb el Regidor de Festes és el propi Regidor de Festes. En esta regidoria hem establert un esperit d’autoexigència que ens fa ser així i eixa filosofia també la note entre el personal funcionari amb qui treballe. Després de cada acte llistes per “whatsapp” d’allò que podem millorar, persones implicant-se presencialment fora de l’horari d’oficina i regidors a peu de carrer mirant en cada moment en què poden ajudar o comprovant “in situ” quines són les coses que calen canviar per a la pròxima vegada. Coses que no es podrien fer des de l’apatia d’un despatx.

Tot això em fa entendre que la clau de l’èxit no residix en encertar sempre, sinó en ser el suficientment inconformistes per tractar sempre de millorar, fins i tot quan ens alaben els èxits. Sobre la cavalcada tenim moltes coses anotades, la primera d’elles agrair a totes les persones que van participar desinteressadament fent de patge o portant plataformes, als balls que ho van fer molt bé i a tots els crevillentins que se’ls va donar l’oportunitat de poder fer una cosa tan senzilla com treballar al teu propi poble. Van estar fantàstics i malgrat les complicacions del directe amb generadors que deixen de funcionar o amb accidents imprevistos, ho van fer fantàsticament.

És cert que es necessita més temps per a preparar una cavalcada, les limitacions són grans per a un dia en que tots els pobles i ciutats coincidixen contractant les coses des dels primers mesos de l’any i més quan, com fem nosaltres, contractem tres cavalcades a la vegada comptant a San Felipe Neri i El Realengo. Però lluny de ser una justificació, ho diré molt clar, Crevillent seguix sense tenir la cavalcada que es mereix. I no perquè el fet fins ara estiga malament, ja que el nivell dels anys anteriors estava baix mínims, sinó perquè tenim la ferma determinació de poder donar-li més a este poble. Eixa és la reflexió que el Partit Popular no va fer mai, almenys en públic.

Estem segurs que els canvis encetats són el camí correcte, reduint el que la cavalcada parega una “gymkana” o que els xiquets ara siguen protagonistes com a espectadors i no com a figurants, ja que és a ells a qui va adreçada la cavalcada. Però cal millorar moltes coses encara i buscar la singularitat, amb temps, que ens permeta ser una cavalcada diferenciada dels pobles que ens envolten. Anem a deixar-nos la pell i sobretot la imaginació en aconseguir-ho.

Passaran vint anys i algun dels xiquets de hui recordarà la vegada que van venir els Reis en globus, les crítiques en canvi caducaran amb el trànsit dels anys, com les maneres de fer política que ja estaven fora de la seua època de consum preferent, com tantes altres coses que el Partit Popular va donar-nos caducades i mai ens va voler explicar.

0 comment

You may also like